miércoles, 11 de marzo de 2009

~LIBROS,LIBROS, LIBROS~: "JUVENTUD EN EXTASIS"


Cuando comenzaban mis días de adolescencia, por obra de las casualidades llegó a mí un libro que, al juzgarle por su titulo y portada, me resultó sumamente intrigante: "Juventud en Éxtasis" del mexicano Carlos Cuauhtémoc Sánchez.

Sin duda alguna pasó a la historia en mi vida como el libro que me abrió las puertas de la literatura contemporánea. Lo he leido en repetidas ocasiones, pero no al hilo, pues mi experiencia como lector me ha enseñado que, con el paso del tiempo, el criterio personal se pule y enriquece. Tenia 16 años cuando lo leí por primera vez, de manera que les aseguro que hubo una gran diferencia en mis percepciones de entonces, a los frios análisis con los que abordé este "best seller" a mis casi 20 años. No negaré que la primera vez quede maravillado con esta novela; mi mente adolescente - y por tanto vulnerable - fue bombardeada con ideas nuevas, con tesis tan fuertemente argumentadas, que era muy dificil para mi poder objetarlas. Es un muy buen libro, de eso no hay ninguna duda, pero... ¿a caso hay un aparte negativa?

Desafortunadamente si la hay. Y no lo digo yo, sino la crítica. El desencanto llegó a mí al vislumbrar la crítica. Desde que aprendí que en el mundo hay mas tonos que el blanco y el negro, que nadie es totalmente bondadoso o totalmente malvado, pero que paradójicamente es dificil creer que exista un punto medio, desde entonces el desencanto se volvió más frecuente. Pero cambió de nombre y ahora le llamo "abrir los ojos". De modo que me volví en cierta forma "adicto" a ello, a tal grado que fué, entre otras cosas, lo que me conectó mis viejas convicciones de "lo que quiero ser cuando grande" y me impulsó a elegir la vocación de mi vida: el periodismo.

Pero retornando al asunto, la critica me dió una nueva perspectiva o, mas bien, reforzó una perspectiva que traía impícitamente dentro de mis pensamientos desde que lo leí por última vez.

Investigué a grosso modo a cerca del autor en la red y, entre muchos otros datos, encontré estos en un sitio boliviano que anunciaba la llegada de sujeto en cuestion a esa nacion sudamericana en 2007, para dar una conferencia:

"El autor de Juventud en éxtasis 1 y 2 (por que hay una segunda parte, a la cual aún no he tenido la oportunidad de acceder) nació en la Ciudad de México el 15 de abril de 1964. Su primera publicación fue Un grito desesperado (1992), la cual fue seguida de varios éxitos como Volar sobre el pantano y La fuerza de Sheccid. Carlos Cuauhtémoc Sánchez es también catedrático especializado en Alta Dirección de Empresas y Ciencias Exactas. Este autor fue denominado el creador de un nuevo género literario llamado ficción fusión y según la Encuesta Nacional de Lectura mexicana sus libros son los más leídos después de la Biblia en su país natal, México; de igual manera, goza de gran popularidad en toda Latinoamérica."

Ante esto último, pensé - y no me equivoqué- que problablemente mucha gente percibiría esto de manera preocupante, no solo por el hecho de cuántas personas lean la novela sin dejar de darle tanto crédito, sino de que al menos una persona tomara un simple libro como una especie de "nueva biblia". En otras palabras, que la gente lo tome demasiado en serio, o lo vea como un dogma, como una verdad irrevocable o como un único modelo a seguir para solucionar sus problemas. Talvez se oiga un poco exagerado, exorbitante o estratosférico, pero considerando el estado de vulnerabilidad por el que puedan estar pasando los jóvenes o incluso las personas mayores que buscan un rumbo en la vida en esta clase de lectura del tipo de "autoayuda" , no sería sorprendente que le den un lugar exageradamente privilegiado a algo que no pasa de ser sólo un punto de vista más, lo cual podría causar daños a nivel psicológico si se enfoca de la manera menos adecuada. Ahora... concuerdo con lo que un cyber nauta publicó en el foro de una pagina católica (catholic.net, si mal no recuerdo): personalmente, no tengo nada en contra de los libros de superación personal, son excelentes y, si se es inteligente, le abren al individuo el camino para encontrar y exijir cada vez mejor calidad de literatura para su formación integral, nutriendo con ello el criterio que le brindará una visión amplia y sin ataduras del mundo que le rodea.

Por tal motivo, les aconsejo a los jóvenes que se inician como lectores activos, a que no dejen de indagar a cerca de los autores y de la crítica que reciben para formarse un amplio criterio al respecto de lo que ellos nos escriben, especialmente en estos tiempos en que la literatura se ha industrializado y con ello desalmado. La mayoría de gente se salta las primeras páginas de un libro considerando que son aburridas o que carecen de importancia, cuando en realidad nos brindan valiosos datos biográficos y nos dan la vision de alguien que ya lo leyó y lo entendió a su manera, invitando a que nosotros lo entendamos a la nuestra.

HASTA EL PRÓXIMO ENCUENTRO, DIOS MEDIANTE.

~GUZKE~

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada